CÓMO FUNCIONA

KIPPY es capaz de rastrear la posición de un animal a través de su sistema geolocalizado, que permite comunicar la posición de los animales en cualquier lugar.

La posición se envía a través de una red de datos especial llamada M2m (Machine to machine).

Esta red permite la comunicación entre Kippy y el servidor central.

La aplicación se conectará al servidor para obtener la información transmitida por el dispositivo.

A diferencia de otros dispositivos Bluetooth, Kippy tiene un alcance ilimitado y funciona incluso si tu mascota está a mil kilómetros de distancia.

Para poder trabajar, Kippy necesita la activación de su “Paquete de Servicio”, que cubre todos los costos de conectividad de datos.

DETALLES

El teléfono inteligente debe estar conectado para poder enviar la solicitud de activación a Kippy.

Kippy se conectará al sistema GPS (el proceso de configuración puede tardar unos segundos o minutos en función de tu conectividad)

Para recibir la solicitud, Kippy necesita estar en un área que permita conectividad 2G (normalmente la configuración lleva unos pocos segundos)

Cuando el dispositivo esté configurado, actualizará automáticamente su posición cada 5 segundos.

Cada posición es rastreada, supervisada y guardada por el dispositivo Kippy, que graba todos los datos en la sección Historial y Actividad de la aplicación.

Para ahorrar energía de la batería, tras 5 minutos de inactividad Kippy deja de transmitir la posición.

Cuando la red GPS es débil, Kippy se conecta a otras redes de telefonía móvil que permitan un rastreo más rápido.